Ligadura de trompas

Es una cirugía para cerrar las trompas de Falopio de una mujer. Algunas veces se denomina “ligadura tubárica”. Las trompas de Falopio conectan los ovarios con el útero. Una mujer que se someta a esta cirugía ya no podrá quedar en embarazo. Esto significa que queda “estéril”.

El procedimiento dura unos pocos minutos.
• El médico que lo atenderá hará una o dos incisiones quirúrgicas pequeñas en el abdomen, generalmente alrededor del ombligo. Se puede bombear gas dentro del abdomen para expandirlo, lo cual ayuda al médico a ver el útero y las trompas de Falopio.
• En el abdomen le introducen una sonda angosta con una cámara diminuta en un extremo (laparoscópio). A través del laparoscópio o a través de una incisión muy pequeña y separada, se introducirán instrumentos para bloquear las trompas.
• Las trompas se queman (cauterizan) o se sellan con un pequeño gancho o un anillo (banda).
La ligadura de trompas también puede realizarse inmediatamente después de tener un bebé a través de una incisión pequeña en el ombligo. También se puede hacer durante una cesárea.

Por qué se realiza el procedimiento
La ligadura de trompas se puede recomendar para mujeres adultas que sepan con seguridad que no desean quedar en embarazo en el futuro. Entre los beneficios del método se incluye el hecho de ser una forma segura de protegerse contra un embarazo y la disminución del riesgo de cáncer de ovario.
Es posible que las mujeres que se encuentran entre los 40 y 50 años o que tienen antecedentes familiares de cáncer de ovario quieran realizarse una extirpación completa de las trompas con el fin de disminuir su riesgo de desarrollar posteriormente cáncer de ovario.
Sin embargo, algunas mujeres que deciden hacerse una ligadura de trompas, posteriormente se arrepienten de haberlo hecho. Cuanto más joven sea la mujer, mayores serán las probabilidades de que se arrepienta de haberse hecho ligar las trompas a medida que vaya envejeciendo.
La ligadura de trompas se considera una forma de planificación familiar permanente y NO se recomienda como método a corto plazo o reversible. Sin embargo, algunas veces, una cirugía mayor puede restablecer la capacidad para tener un bebé. Esto se denomina recanalización. Más de la mitad de las mujeres que se someten a una recanalización de trompas puede volver a quedar en embarazo. Una alternativa a la cirugía de recanalización es hacerse una fecundación in vitro (FIV).

Antes del procedimiento
Coméntele siempre al médico o al personal de enfermería:
• Si está o podría estar en embarazo.
• Qué fármacos está tomando, incluso medicamentos, suplementos o hierbas que haya comprado sin una receta.

Durante los días antes de la cirugía:
• Le pueden solicitar que deje de tomar ácido acetilsalicílico (aspirin), ibuprofeno (Advil, Motrin), warfarina (Coumadin) y cualquier otro fármaco que dificulte la coagulación de la sangre.
• Pregúntele al médico qué fármacos debe tomar aún el día de la cirugía.
• Si fuma, trate de dejarlo. Pídale ayuda al médico o al personal de enfermería para dejar de fumar.
• Si le están realizando el procedimiento de oclusión de las trompas, le pedirán que tome una hormona durante al menos dos semanas antes de la intervención. Esto adelgaza el revestimiento uterino para que el médico pueda ver las aberturas de las trompas con más claridad.

En el día de la cirugía:
• Se le solicitará generalmente no beber ni comer nada después de media noche la noche anterior a la cirugía o por 8 horas antes del momento de la cirugía.
• Tome los fármacos que el médico le recomendó con un sorbo pequeño de agua.
• El médico o el personal le dirán a qué hora debe llegar
Llevamos a cabo rutinariamente este procedimiento, y se hace de manera laparoscópica. Sabemos que su tiempo es valioso. Danos 4 horas, y usted estará en casa con la tranquilidad de haber asegurado el control permanente de la natalidad. Usted puede regresar a sus actividades normales dentro de 1-2 días.

En este momento no realizamos reversiones de trompas.